Vaya por delante que no todas las técnicas sugeridas a continuación son ortodoxas. De hecho es esta una lista confeccionado por mí y en base a mi experiencia. Algunas de ellas me han sido útiles en diferentes momentos. Como les pasa a los actores cómicos que tienen que actuar el día que su perro murió, a los presentadores de televisión que salen a escena con unas décimas de fiebre o a los deportistas que saltan a la cancha con molestias, los redactores creativos y copywriters también tenemos días en los que andamos distraidos o poco inspirados. Nuestra mente es muy importante en nuestro trabajo y, como todo el mundo, hay ratos en los que no está. Aquí van las 5 técnicas de redacción de textos que podrían salvarte en uno de esos días en los que cinco cafés no te ayudan.

1. Técnica periodística

La más profesional de las técnicas de redacción de textos.

Esta técnica es muy útil sólo para cierto tipo de trabajos.

Se trata, como se dice en la profesión periodística de ‘tirar de manual’. La redacción creativa o el copywriting tienen mucho que ver con el periodismo en el sentido de que ambos oficios requieren comunicar bien mientras jugas con información. Imaginemos que un día un cliente os encarga uno de estos trabajos para su blog corporativo:

  • Un texto para la red interna de la última cena de empresa
  • Una entrada para el blog corporativo sobre una donación a alguna organización benéfica
  • Una entrada sobre la apertura de una nueva sede en otra ciudad
  • Una entrada sobre algo curioso o singular que ocurrió dentro de la empresa

Son sólo algunos ejemplos de trabajos con los que me he encontrado. Lo que menos me gusta de estos es que suelen ser ‘pedidos especiales’. Es decir, los mirarán con lupa. Lo mejor es que no necesitarás estar inspirado si tienes ciertas nociones de periodismo (no digamos ya si, como yo, eres un periodista reconvertido en redactor cretivo). Sólo tendrás que aplicar la técnica de redacción de la piramide invertida. Te la cuento.

Imagina que el texto que vas a escribir tiene la forma de una pirámide invertida. La parte más ancha, el principio, debe ser lo más importante del texto, la idea central, lo que motiva la propia creacíón del texto. A medida que el texto avance, debes ir incluyendo la información que dispongas en función de su importancia. Te aseguro que de todas las técnicas de redacción de textos, esta ofrece unos resultados más elegantes.

a8f4

2. Técnica esquemática

El peso de las ideas en las técnicas de redacción de textos.

Hay veces que lo tienes tan claro y, sin embargo, tantas otras que no sabes ni por dónde empezar. En estos casos, lo mejor es ordenar las ideas. Coge papel y boli. Sí, supera tu miedo al pasado: papel y boli. Ahora ponte a escribir las ideas que se te vienen a la mente sobre el trabajo que tienes que hacer. Si la redacción creativa o copywriting necesitan algo para respirar son las ideas. Coge el boli y escribe las ideas en el papel. Con guiones, por favor. En la mayoría de los casos el ejercicio de escribir a mano motiva más nuestro cerebro que escribir a teclado. ¿A qué se te vienen a la cabeza ideas que no esperabas?

Pues bien, ya tienes el 70 por ciento del trabajo hecho. Ahora sólo tienes que desarrollar esas ideas en el blog. Por supuesto, trata de hacer una criba para separar las que merecen la pena de las que no. Pero seguramente cada una de esas ideas que valen se convertirán… ¡en geniales párrafos!

3. Técnica automática

La más divertida de las técnicas de redacción de textos.

Estás poco inspirado, sin ganas, lo que se viene a llamar perrote. Pues bien, también en este caso hay una técnica que te puede ser de utilidad. Además, es una de las más divertidas de todas las técnicas de redacción de textos que conozco. Dedica sólo un minuto de tiempo a darle vueltas a las ideas que te sugiera el tema del que tienes que redactar. Después ponte a escribir como un loco sin pensar, sin tener en cuenta gramática, deja que lo que te venga a la mente fluya hacia el teclado y no te preocupes si, pasado un rato, empiezas a escribir sobre cosas que no tienen nada que ver con el tema. Te garantizo que el tema volvera. Cuando tu escritura automática se haya agotado, no leas nada de lo que has escrito. Levántate. Date un paseo. Deja que se enfríe una media hora.

Después vuelve y, ahora sí, lee. Sentirás de todo, claro. Es lo que tiene la escritura automática. Vergüenza propia, sorpresa ante algo bueno e inesperado que has escrito, risas ante cualquier parida. Cuando te hayas reido lo suficiente suprime todo lo que consideres que sobra, mejora la redacción de todo lo interesante y añade cosas que ahora se te ocurran. Lo tienes hecho.

4. Técnica del otro prisma

Mirar con los ojos de otro es una de las técnicas de redacción de textos más efectiva.

Este es uno de los desatascadores más importantes a la hora de redactar en esos días en los que estás activo pero las ideas parecen no fluir del todo. Nos gusta ser nosotros mismos, pero esto no siempre es bueno porque limita nuestra perspectiva.

Tienes que sacar un eslogan adelante pero no se te ocurre nada bueno. O se te han ocurrido un par pero crees que necesitas más. Entonces hazte esta pregunta que es básica: ¿Qué pensaría mi amigo Juanjo de este producto o servicio? ¿Cómo lo vería mi madre? ¿Cómo valoraría lo que me ofrece esta empresa de ruedas si yo fuese un taxista? Se trata de jugar a cambiar de rol y apuntar todo lo que se te venga a la cabeza. A veces hay que salir de nosotros mismos para poder exprimir nuestra mente. De esas ideas pueden salir buenos esloganes o textos.

5. Técnica del hoy no

La menos ortodoxa de todas las técnicas de redacción de textos.

Estarás harto de escuchar a los grandes profesionales decir que esto del copywriting es duro, que hay que sudar mucho el culo en la silla para sacar las palabras adecuadas y que a ellos no les regalaron nada. Llevan razón, no vamos a negarlo. Sin embargo, tampoco necesitas coger una enfermedad. En todos estos años tengo claro que, si después de probar con todo sin lograr sacar las fuerzas o la inspiración necesarias, insistes en acabar ese trabajo que se te resiste, te estarás haciendo un flaco favor. Puedes hacerte daño a ti como profesional y a tu cliente como marca. Así que descansa lo que puedas. Una hora, dos, tres… Lo que necesites hasta que la bombilla se encienda.

El mejor redactor creativo es el que, consciente de su capacidad, es capaz de decir aquello de: “Hoy no, mañaaaana”.

¿Charlamos?

Si estás buscando un redactor creativo, un consultor SEO o un arquitecto de la información, contacta conmigo.